Quiero invertir y multiplicar mis ahorros: ¿Por donde empiezo?

Quiero invertir y multiplicar mis ahorros: ¿Por donde empiezo?

Ahora que ya te has dado cuenta que tu dinero debajo del colchón o metido en el banco, no es lo más inteligente debido a que la inflación te hace perder dinero, es el momento de pensar en invertir.

Es natural preguntarse por donde comenzar. Esta pregunta nos la hemos hecho todos cuando nos introdujimos por primera vez en este mundo de la inversión.

En mi caso, cuando trataba de formarme y aprender acerca de la inversión, leía libros y buscaba en internet, pero no encontraba nada que me diese una visión general del mundo de la inversión y todas las oportunidades que existen.

Cuando pensaba en invertir lo primero que me venía a la cabeza era la bolsa de valores. Algo que me parecía muy complicado y difícil de entender. Además siempre había oído que eso era casi como ir al casino. Más que invertir eso sonaba a especulación.

La realidad es que no todo el mundo de la inversión está centrado en la bolsa, ni la bolsa es un casino. Si bien existen personas que especulan en la bolsa tratando de obtener beneficios, no es mi caso ni lo que me interesa.

Es algo mucho más sencillo de lo que imaginas, pero eso sí requerirá interés por tu parte para formarte bien y escoger la inversión más adecuada para ti.

Es por eso que he escrito este post. En este artículo te explicaré algunas oportunidades de inversión que existen (no solo en la bolsa de valores). Existen muchas más pero éstas te darán una visión general con la que puedes comenzar. Además veremos cuales son algunos principios de inversión que debes tener en cuenta antes de invertir.

Antes de invertir

Antes de invertir existen varios aspectos de la inversión que tienes que tener en cuenta. Estos principios, son algo que me hubiera gustado que alguien me hubiera explicado cuando comencé en el mundo de la inversión y que te serán de gran utilidad para escoger el mejor vehículo de inversión para ti.

Relación entre la rentabilidad, la liquidez y el riesgo

La rentabilidad podríamos definirla como los beneficios obtenidos a la inversión. En inglés se le suele llamar el «ROI» o Return on investment. Como te podrás imaginar, como inversor, nos interesa que la rentabilidad sea la mayor posible a fin de conseguir los máximos beneficios posibles.

La liquidez consiste en la capacidad de que un producto financiero se convierta en dinero efectivo de manera inmediata sin perder su valor. Esto quiere decir que cuanta mayor liquidez tenga un activo, producto financiero o inversión, más fácilmente podremos salir de la inversión y convertir nuestra inversión en dinero efectivo. Al igual que en el caso de la rentabilidad, nos interesa que nuestra inversión sea lo más líquida posible.

El riesgo financiero podríamos definirlo como la probabilidad de que ocurra algún evento que afecte negativamente a nuestra inversión. Obviamente nos gustaría invertir en algún producto con el menor riesgo posible a fin de evitar cualquier posibilidad de perder dinero.

Estos tres aspectos están relacionados entre sí. Las tres primeras características están relacionadas entre sí. Normalmente a mayor rentabilidad suele estar relacionada con mayor riesgo.

Igualmente cuanta más sea la rentabilidad esperada, suele haber una menor facilidad de convertir el activo invertido en dinero efectivo (liquidez).

Por último, cuanta mayor liquidez deseemos, debemos estar dispuestos a tolerar mayor riesgo.

El riesgo es normalmente nuestro mayor temor y si bien no podemos predecir el futuro, existe una manera en la que el riesgo es «reducido» significativamente además de potenciar la rentabilidad.

El secreto no es ningún otro que el tiempo de inversión.

El tiempo es tu mejor aliado

El tiempo el uno de los mayores aliados de los inversores, ya que gracias al interés compuesto podemos potenciar la rentabilidad y minimizar el riesgo.

Para saber más sobre el interés compuesto, he escrito este post donde te lo explico con gran detalle. Además te incluyo una plantilla Excel totalmente gratuita donde puedes planificar y hacerte una idea de cuanto puedes llegar a ganar gracias a este maravilloso instrumento financiero.

El tiempo permite que además de potenciar la rentabilidad con el interés compuesto, reducir el riesgo. Esto es debido a que la probabilidad de entrar en pérdidas se va haciendo cada vez más pequeña a medida que pasa el tiempo y nuestra inversión aumenta en rentabilidad.

Eso no quiere decir que no haya momentos en los que entres en pérdidas, pero recuerda, que únicamente pierdes dinero, si solo si, retiras el capital de la inversión. Si dejas el dinero invertido y permites que el tiempo pase, es muy probable que recuperes lo perdido y obtengas buenas rentabilidades.

Esa es una de las mayores diferencias entre un especulador y un inversor. Un inversor es aquel que en el medio y largo plazo decide colocar sus ahorros en una inversión y permitir que el tiempo pase a medida que va obteniendo una rentabilidad. No le preocupa el hoy o el dentro de una semana sino que tiene la mirada puesta en el largo plazo.

El especulador es aquel que busca los beneficios rápidos (días, semanas o meses) tratando de adivinar que es lo que harán los mercados. Cuanto más cortoplacista se vuelve una inversión, más especulativa se vuelve y por supuesto mayor riesgo tiene.

En mi opinión, no deberías invertir ningún dinero que vayas a necesitar en los próximos 10 años. Algunos expertos hablan de 5 años como mínimo. En mi caso prefiero curarme en salud y tratar y reducir al máximo el riesgo.

Por eso cuando han llegado y lleguen crisis financieras y vea las rentabilidades caer e incluso a veces entrar en pérdidas, duermo muy tranquilo ya que sé que no necesito ese dinero y además sé que como siempre han hecho los mercados, se acabarán recuperando.

merece la pena inverrtir ante una recesion economica, caida bursatil o crisis financiera
Índice S&P 500 de los últimos 90 años

En la gráfica de la pantalla puedes ver el índice del S&P500. Es un índice que lo que muestra es la evolución del mercado de las 500 empresas más importantes de EEUU. Lo primero que llama la atención son esos picos y valles que coinciden con las crisis del 2000 y 2008. Como puedes comprobar la recuperación de esas crisis financieras y las anteriores es más que evidente.

Eso no quiere decir que un día pase algo y el mercado caiga y no se recupere en años. El riesgo siempre existe, pero también existe un hecho seguro; y es que cada minuto que pasa mis ahorros no invertidos van perdiendo su valor por la inflación.

Más adelante en el post te explicaré el método más importante que utilizamos los inversionistas para reducir el riesgo.

Nunca te olvides de los impuestos

Este es otro aspecto muy importante que tienes que tener en cuenta la hora de escoger entre un vehículo de inversión y otro, ya que no se pagan los mismos impuestos.

Por ejemplo: no es lo mismo los impuestos que vas a pagar por tener un plan de pensiones que por los rendimientos obtenidos en un fondo de inversión o por vender una propiedad.

Esto es algo que debes tener en cuenta cada vez que decidas invertir en algún vehículo de inversión e informarte adecuadamente. No sea que te lleves una sorpresa cuando vayas a retirar tu inversión y veas como tu rentabilidad se va en gran medida para pagar impuestos.

Determina tu perfil de riesgo

El famoso inversor Warren Buffett que es considerado el mejor inversor del mundo, dijo que las reglas más importantes de la inversión son las siguientes:

Regla número 1: Nunca pierdas dinero

Regla número 2: Nunca olvides la regla número 1

Warren Buffett

Cuando invertimos nuestro objetivo es obtener una rentabilidad y tal y como dije en el apartado anterior, cuanta mayor rentabilidad buscamos, nos exponemos a un mayor riesgo.

Por eso es importante que seas perfectamente consciente y determines antes de invertir, tu tolerancia al riesgo. Por ello tienes que plantearte una serie de preguntas que te ayudarán a determinarlo.

Algunas de esas preguntas pueden ser las siguientes:

  • Si tu inversión cayese hoy un 10% y entras en pérdidas, ¿cómo te sentirías? ¿Invertirías más? ¿Retirarías el capital? ¿Podrías dormir tranquilo?
  • ¿Y si en vez de un 10% es un 30%?
  • ¿Cómo de cómodo me sentiría ante una crisis financiera?
  • ¿Cuál es mi objetivo de inversión (corto, medio o largo plazo)?
  • Etc.

Algo que tienes que tener en cuenta además de tu perfil de riesgo, es el horizonte de tu inversión. Por ejemplo si tu objetivo de inversión es ahorrar para la jubilación, y tienes de 20 a 30 años, lo más aconsejable es que tu inversión tenga un perfil más arriesgado que el de una persona a punto de jubilarse.

La razón es porque siendo joven puedes navegar y hacer frente a las crisis financieras que llegarán y esos picos y valles que tendrá el valor de tu porfolio al largo plazo serán siempre ascendentes. Sin embargo si el plazo de tiempo no es tan largo, deberías invertir en activos menos volátiles y que puedan garantizarte unas rentabilidades interesantes para alcanzar tus objetivos.

¿Cuánto debería invertir de mi salario?

Según los expertos y planificadores financieros, recomiendan que entre un 10% y 20% del salario esté destinado al ahorro y a alcanzar tus metas financieras.

Si bien es una recomendación orientativa, la realidad es que depende mucho de tus objetivos y capacidad financiera. Sin embargo no es tan importante la cantidad sino la constancia en la que se invierte.

Lo importante es ser constantes invirtiendo. Aplicando una estrategia como el «Dollar Cost Averaging« puedes obtener grandes rentabilidades. En mi caso tengo una trasferencia automática que todos los meses saca dinero de mi cuenta y va destinada a mis inversiones. Tengo contratados unos fondos de inversión de gestión pasiva de manera que esa trasferencia de hace a mi cuenta de valores y me olvido.

De esta manera invierto casi sin darme cuenta y me aporta un gran valor a largo plazo.

Si quieres aprender más sobre como administrar tus ingresos, te recomiendo este artículo que he escrito al respecto. En el artículo además explico en qué consiste la famosa regla 50/30/20 y como puede ayudarte a alcanzar tus metas financieras.

¿En qué puedo invertir?

Aquí viene la pregunta del millón: Eso de invertir está muy bien pero, ¿en qué invierto y dónde?.

Existen muchos sectores y productos financieros que nos pueden ayudar a alcanzar nuestros objetivos de inversión. Cada uno de ellos tiene aspectos de rentabilidad, riesgo y liquidez diferentes. Vamos a ver algunos de ellos de manera resumida en qué consisten y cómo invertir:

  • Bonos: Los bonos consisten en títulos de deuda pública (emitidos por algún gobierno) o privada (emitidos por alguna empresa). En esos bonos, los emisores de la deuda se comprometen a pagarnos la cantidad que nosotros les hemos prestado más unos intereses previamente prefijados.

    Dependiendo de cuan solventes sean estos emisores, esos bonos nos aportarán una mayor o menor rentabilidad. Hay bonos de mayor o menor riesgo.

    Estos son los activos conocidos como la renta fija, ya que sabemos de antemano cuanta es la rentabilidad de la inversión y no varía. Estos son de los activos que menor riesgo suelen presentar y por tanto las rentabilidades suelen ser muy bajas. Este tipo de activos tienen una peor liquidez que las acciones por ejemplo pero son más seguras.
  • Acciones: Las acciones son títulos emitidos por una empresa con valor a una fracción de la empresa. En otras palabras cuando compramos acciones, estamos invirtiendo en una empresa por lo que somos dueños de la fracción de la empresa correspondiente al capital invertido. Eso nos da ciertos derechos, como el asistir a la junta de accionistas o en algunos casos a recibir dividendos por nuestra inversión.

    Las acciones forman parte del grupo de instrumentos financieros de renta variable. Se llama así porque su precio puede variar con el tiempo. El valor de las acciones varían constantemente por lo que la inversión en renta variable suele ser más arriesgado que la renta fija.

    Son activos muy líquidos y pueden ofrecer grandes rentabilidades.
  • Fondos de inversión: Es una manera de invertir de manera colectiva donde los ahorradores invierten en el fondo con el fin de obtener una rentabilidad. Estos fondos pueden contener una combinación de bonos o acciones.

    En función de cómo se gestionen estos fondos pueden ser de gestión activa o pasiva.

    Los fondos de gestión activa son aquellos fondos en los que un profesional, el gestor del fondo, busca de manera activa obtener la mayor rentabilidad posible sacando del fondo (vendiendo) o incluyendo en el fondo (comprando) activos. Esto evidentemente implica una comisión que se le aplica a los inversores.

    Los fondos de gestión pasiva son aquellos en los que el gestor prácticamente no hace ninguna gestión activa del fondo. Normalmente estos fondos son aquellos que simplemente siguen un índice bursátil de manera que la rentabilidad obtenida es la rentabilidad del mercado. Si quieres saber más sobre los fondos de gestión pasiva, este artículo te encantará.

    Las comisiones de estos fondos son muy bajas y están cada vez más de moda. Esto es debido a que se ha demostrado que la gran mayoría de fondos de gestión activa no superan a las rentabilidades obtenidas en los fondos de gestión pasiva y además tienen comisiones más atractivas.

    Los fondos como puedes imaginarte, hay muchísimos donde elegir cada uno con un perfil más conservador o más arriesgado. Estos activos son bastante líquidos y dependiendo del riesgo pueden ofrecer buenas rentabilidades.

    Los fondos de inversión son los instrumentos financieros que mejor tratamiento fiscal tienen, es decir que podemos pagar menos impuestos por ellos (en España). Esto es debido a que cuando se realizan operaciones de compra-venta dentro del fondo no se pagan impuestos. También si se hacen traspasos de fondos de una gestora a otra también están exentas de impuestos. Ahora bien si vendemos nuestras participaciones del fondo entonces si pagaremos impuestos.

    En el caso de las acciones o los bonos cada vez que realizamos alguna operación de venta, tenemos que pagar impuestos aún si no hemos sacado el dinero del broker, lo cual a la larga afecta a la rentabilidad.
  • Planes de pensiones: Los planes de pensiones son un vehículo de ahorro e inversión que están dirigidos a ahorrar para la jubilación. Son bastante ineficientes ya que son muy poco líquidos y están ofreciendo rentabilidades muy bajas (aunque cada vez hay mejores ofertas). Hasta hace muy poco estaban ofertados únicamente por el sector de la banca y cobraban grandes comisiones ofreciendo muy poca rentabilidad.

    Cada vez más se están empezando a ofertar planes de pensiones que invierten en fondos de gestión pasiva ofreciendo mejores rentabilidades y con comisiones más bajas.

    Debido a cómo se gestiona el pago de impuestos en estos vehículos de ahorro, no siempre suelen ser el mejor instrumento para ahorrar par la jubilación aunque en algunos casos es la opción más acertada.
  • Inversión en el sector inmobiliario: La inversión en este sector, se puede hacer de diferentes maneras: mediante la compra de inmuebles y alquilándolos/vendiéndolos buscando obtener una rentabilidad o mediante la inversión en acciones de empresas que se dedican al sector inmobiliario como las SOCIMIs/REITs (Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria/Real Estate Investment Trust).

    En el caso de comprar la vivienda, ese tipo de inversiones son menos líquidas ya que no se puede vender la vivienda en un día o una semana y son inversiones de gran capital.

    Es por eso que algunos optan por comprar acciones de empresas como las SOCIMIs debido a la liquidez de las acciones. Además, estás empresas suelen pagar dividendos a los accionistas lo cual las convierten en un activo muy atractivo.

Existen más formas de invertir como el Crowdlending, Crowdfunding, la inversión mediante productos derivados, los ETFs, inversión en oro, obras de arte, etc. Cada uno de ellos con un mayor o menor riesgo pero estos que he mencionado son los más relevantes y los vehículos más sencillos y asequibles en los que invertir.

¿Cómo puedo reducir el riesgo?

Esta es la mejor manera de reducir el riesgo. La diversificación consiste en invertir en diferentes activos de manera que diversifiques el riesgo. Es la aplicación del famoso dicho: No pongas todos los huevos en la misma cesta.

Hay muchas maneras en las que diversificar. Por ejemplo, puedes invertir en diferentes activos, vehículos de inversión (plan de pensiones y fondos de inversión), diferentes sectores (por ejemplo inmobiliaria y la bolsa de valores), diferentes entidades (diferentes brokers, bancos) e incluso invirtiendo en diferentes países.

Debes encontrar el equilibrio adecuado entre la diversificación y la rentabilidad. También que seas capaz de manejar esos activos y que te sientas cómodo con esas inversiones. Por que al final si diversificas demasiado, caes en otro refrán: Quien mucho abarca, poco aprieta.

Al final lo más importante es que diversifiques con activos que estén poco relacionados entre sí de manera que si uno cae en rentabilidad, ése no afecte en absoluto a otro activo que tengas en cartera. Por ejemplo: que la bolsa de valores caiga no tiene por qué afectar al precio de una vivienda que deseo vender. Los sectores no están tan correlacionados como que compre solo acciones de Apple y Facebook por ejemplo.

como un gestor puede ayudarte a invertir

¿Y si necesito ayuda?

Como acabas de comprobar, el mundo de la inversión está lleno de posibilidades. Espero no haberte asustado con esto ya que la intención es que te expongas a estos instrumentos y que aprendas en qué consisten y te formes.

Dependiendo de tus objetivos y tu perfil de riesgo te pueden interesar unos y otros. En algunos casos no es que uno sea mejor o peor, sino también es una cuestión de preferencia. Hay personas que se sienten más cómodos invirtiendo en el sector inmobiliario que en la bolsa y viceversa. Eso es algo que irás descubriendo con el paso del tiempo a medida que te expongas a las oportunidades y a los mercados.

Algo que debes tener en cuenta es que a la hora de invertir no tienes por qué hacerlo solo. Existen profesionales que pueden ayudarte a escoger el producto de inversión adecuado en base a tu perfil de riesgo, tus objetivos y tu capacidad de ahorro.

Estos gestores son profesionales del sector que pueden enseñarte a tomar buenas decisiones financieras y/o pueden ayudarte a gestionar tu patrimonio. A cambio ellos se llevarán una comisión.

En el caso que desees que un gestor te acompañe en tus inversiones es importante que escojas el gestor adecuado y te tomes el tiempo para hacerlo. Para escoger un buen gestor que pueda ayudarte a tomar buenas decisiones financieras, es muy importante que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Cuando te vayas a entrevistar con algún gestor, es importante que le preguntes si cobra comisiones por algún producto financiero que venda o si todas las comisiones que cobra vienen de ti como cliente.

    Es importante que no cobren comisiones de terceros ya que sino no serían gestores independientes, y algunos cobran comisiones por tratar de venderte un producto que tu no quieres con tal de llevarse una comisión
  • Es importante que te muestren un histórico de sus gestiones que han tenido con otros clientes (un track record) de manera que puedas sentirte seguro, antes de poner tu dinero en sus manos
  • Estos gestores deben tener el corazón de un maestro. Tienes que hacerles muchas preguntas y asegurarte que entiendes todo lo que te explica. Tiene que ayudarte a formarte en todo lo relacionado con tus inversiones. Tiene que enseñarte a invertir adecuadamente.

    Asegúrate de escoger a alguien que no hace sonar todo complicado, sino que se sienta a tu nivel y te ayuda en tu proceso de aprendizaje. Recuerda que teniendo un gestor acompañándote o no, el responsable principal de tus inversiones eres tú mismo. Por lo que es es esencial que entiendas y comprendas todo lo que sucede con tu dinero

En el caso que prefieras hacerlo tu mismo, no debes tener prisa sino formarte poco a poco y aprender por ti mismo sobre los vehículos de inversión que existen y ver cuál se adapta mejor a tus necesidades.

No trates de inventar la rueda, no eres el primero en aprender a invertir ni el único con dudas. Existen muchísimos foros, blogs, libros y videos con los que formarte y que te ayudarán en tu proceso de aprendizaje.

Te presento algunos libros que pueden ayudarte:

Últimos consejos

En este post has aprendido que hay muchos caminos disponibles en el mundo de la inversión. Es un mundo emocionante y con mucho que aprender. Que eso no te abrume, ya que esto llevará tiempo. Debe convertirse en parte de ti, y en tu forma de pensar en cuanto a las finanzas.

Por último, antes de que te lances al mundo de la inversión, permíteme que te de unos últimos consejos.

  • Nunca inviertas dinero que necesites en el corto o medio plazo
  • Invierte solo en aquello que entiendas, nada de meterse en cosas que alguien te ha dicho pero que no entiendes
  • Se constante apartando una parte de tu salario para invertir todos los meses. Automatízalo poniendo transferencias automáticas
  • No trates de adivinar cuando es el momento de comprar o vender, en el largo plazo se ha demostrado que aquellos que lo hacen acaban perdiendo dinero. Simplemente se constante en tus aportaciones y así siempre acertarás.
  • Fórmate constantemente. Busca nuevas oportunidades de inversión
  • Diversifica, diversifica y diversifica. Cuanto menos correlacionados estén tus activos, más mitigarás el riesgo
  • Llegarán crisis financieras en el futuro pero recuerda que esto ya lo sabes. No dejes que el miedo te domine y aprovecha para comprar a precios rebajados.

Espero que te haya sido de utilidad. Mucho ánimo y felices inversiones 😉

¿Te ha gustado el post? Entonces te encantarán mis emails
Únete a la comunidad para recibir las últimas novedades

Mi objetivo es aportarte valor y ayudarte en tu camino hacia la autosuficiencia y libertad financiera.

Información básica sobre protección de datos:
Responsable: Vida Plena y Productiva. Finalidad: Gestionar y enviar información de boletines y promociones a través de correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected] Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí.