Cómo afecta la inflación al ahorro y cómo combatirla

Cómo afecta la inflación al ahorro y cómo combatirla

Cuando ahorramos lo hacemos con una perspectiva de futuro; con un objetivo en mente: para la jubilación, para imprevistos, para un viaje, para comprar algo, invertir, etc. No pensamos en rentabilidades ni inflación o cosas por el estilo.

¿Cómo te sentirías si te dijera que existe un impuesto oculto que se come tus ahorros todos los años sin que te dieras cuenta?

Quizás estés familiarizado con el término inflación o hayas oído de qué se trata en la televisión o en las noticias. La inflación es un enemigo que tiene el potencial de destrozar tus ahorros. Sus efectos son especialmente devastadores en el largo plazo.

En este artículo vamos a ver en qué consiste, cómo afecta a tus ahorros y cómo combatirla.

«La inflación es el impuesto que se puede imponer sin legislación»

Milton Friedman

Qué es la inflación

La inflación consiste en un aumento generalizado del nivel medio de los precios en la economía, durante un periodo sostenido de tiempo, en un país. Al subir los precios, se pueden adquirir menos bienes y servicios con la misma cantidad de dinero, es decir, que la moneda se devalúa.

Seguramente habrás oído a tus padres o abuelos decir algo como: «Antes íbamos al cine por 25 pesetas (15 céntimos)». ¿Por qué ahora pagamos 7€ por ir al cine? Parte de la respuesta a esa pregunta se encuentra en la inflación.

Si bien existen varios causantes de este aumento de los precios, la realidad que nos ocupa es que al final de cuentas, con la misma cantidad de dinero, tu cesta de la compra está más vacía que el año anterior.

Para medir la inflación se utiliza un índice llamado Índice de Precios al Consumidor (IPC) el cual compara el precio un conjunto predeterminado de bienes o servicios «cesta familiar» y con respecto a su precio el año anterior.

En el siguiente gráfico verás la variación del IPCA (IPC Armonizado) a lo en los años 1993-2020 en España.

Gráfico – inflación histórica del IPCA España - evolución de la inflación a largo plazo
Información obtenida de es.inflation.eu donde se muestran la inflación de los diferentes países

El eje horizontal son los años y el vertical el la variación porcentual. Como puedes observar, cada año es diferente pero hay algunos años donde ha habido una inflación de casi un 5% mientras en que en otros ha sido menos de un 1%.

En algunos casos ha habido deflación. Es decir que los precios se han reducido más que el año anterior aumentando el poder adquisitivo de los consumidores. Si bien podríamos pensar que eso es algo más positivo que la inflación, está muy lejos de la realidad.

La deflación descontrolada lleva a un circulo vicioso que solo puede acabar en desastre. Si los consumidores esperan que las empresas bajen los precios para comprar, las empresas no les queda más remedio que reducirlos. Al reducir los precios, las empresas reducen sus ingresos, de manera que les lleva al punto de tener que despedir a sus empleados.

Esta destrucción de empleo, implica que no tienen ingresos para consumir, por lo que las empresas tienen que reducir aún más sus precios y volvemos a empezar.

Si bien la inflación es algo que perjudica a los ahorradores, desde el punto de vista macro económico, suele ser más favorable que la deflación.

Cómo afecta a mis ahorros

La inflación por supuesto afecta negativamente a los ahorradores ya que reduce su poder adquisitivo. Vamos a verlo con un ejemplo claro.

Si tuviera 10.000€ en una cuenta bancaria sin que me produzcan ningún interés, ni que se me cobrarán comisiones, ¿cómo se comería la inflación mis ahorros al cabo de 20 años?. Para este ejemplo vamos a suponer que hay una inflación anual del 2%.

inflacion 2% valor 10000€ en 20 años

Al cabo de 20 años seguiré teniendo 10.000€ en la cuenta pero podré comprar mucho menos con ese dinero de lo que puedo comprar hoy. Para ser exactos 10.000€ de hoy serán 6.676,08 € dentro de 20 años. ¡Es una perdida de más de 3.000€!.

Todo el esfuerzo que pusiste en ahorrar ese dinero, con el paso del tiempo ha ido perdiendo su valor. El interés compuesto y tiempo se han convertido en tu peor enemigo.

Ahora después de haberte asustado un poco, te preguntarás qué se puede hacer para proteger tus ahorros y poder adquisitivo. Tranquilo no está todo perdido.

Siempre hay algo que podemos hacer para no quedarnos a merced de la inflación y ver impotentes como cada año, el valor de tus ahorros desaparece.

Cómo combatir la inflación

Como he dicho, el tiempo y el interés compuesto se han convertido en tu peor enemigo con la inflación. Sin embargo, puedes hacer que el interés compuesto y el tiempo se conviertan en tus mejores aliados para aumentar tu capacidad de ahorro y superar con creces la inflación.

En este artículo, te explico qué es el interés compuesto, como se relaciona con la inflación y qué productos existen para combatirlo. Además te regalo una plantilla Excel totalmente gratuita donde podrás calcular tus metas financieras con el interés compuesto.

La solución para vencer a la inflación es encontrar el producto financiero o vehículo de inversión adecuado que te permita ahorrar sin perder tu poder adquisitivo, es decir, que te aporte una rentabilidad mínima igual o superior a la inflación.

¿Tener el dinero en el banco es suficiente?

Puede que te preguntes: ¿Con tenerlo en el banco el cuál me da una rentabilidad baja es suficiente?. La respuesta a esa pregunta es que depende de si esa rentabilidad es superior o no a la inflación.

Pongamos un ejemplo. Muchos bancos están dando unas rentabilidades muy bajas en general, entorno al 1% e inferiores. Si la tasa de inflación es un 2%, estaríamos perdiendo un 1% en poder adquisitivo. Te puede parecer poco dinero pero si lo ponemos con cifras quizás no te lo parezca tanto.

Eso quiere decir que si tengo 10.000€ en el banco y este me aporta un 1% (100€), al final de año tendré 10.100€. La tasa de inflación hace que pierda un 2% (200€) que haría que mis 10.100€ se convertirían en 9.900€. Sigo perdiendo 100€ en poder adquisitivo.

inflacion, rentabilidad, riesgo, liquidez

La inversión tu mejor aliado

Ahora que ya sabes que la solución está en invertir en activos que te produzcan más rentabilidad que la inflación, puede que te parezca que la tarea es un poco dura. Cuando se habla de invertir todo parece demasiado complicado.

Es algo mucho más sencillo de lo que imaginas, pero eso sí requerirá interés por tu parte para formarte bien y escoger la inversión más adecuada para ti.

Todo vehículo de inversión y todo producto financiero tiene una serie de características que debes tener en cuenta a la hora escoger el adecuado para ti:

  • La rentabilidad
  • El riesgo
  • La liquidez (capacidad de que el activo se convierta en dinero efectivo de manera inmediata sin perder su valor de manera significativa)
  • Los impuestos

Las tres primeras características están relacionadas entre sí. Normalmente a mayor rentabilidad suele estar relacionada con mayor riesgo. Igualmente cuanta más sea la rentabilidad esperada, suele haber una menor facilidad de convertir el activo invertido en dinero efectivo (liquidez). Sin embargo, cuanta mayor liquidez deseemos, debemos estar dispuestos a tolerar mayor riesgo.

La última característica, los impuestos, no está relacionada con las anteriores pero es un aspecto fundamental ya que puede ser el punto de inflexión para escoger entre dos vehículos de inversión similares.

Una vez ya tenemos claro estás características, de las tres primeras, debes pensar de esas características cual es más importante para ti. Ponlas en orden según tu prioridad.

La cuarta característica es algo que debes tener en cuenta pero para eso lo irás analizando de acuerdo con el vehículo de inversión que más se amolde a tus necesidades y no debes preocuparte por esto ahora.

De acuerdo a tu perfil de riesgo (cuanto riesgo toleras), existen diferentes productos que te ayudarán a obtener una rentabilidad por encima de la inflación.

Por donde empiezo

Para ayudarte a escoger el producto adecuado tienes dos opciones: escogerlos tú mismo o contratar un gestor que lo haga por ti.

Escogerlos tu mismo tiene la ventaja de que tienes mayor control sobre tus inversiones y ¿quién mejor para cuidar de tus activos que uno mismo?. La desventaja principal es el tiempo que tienes que dedicar a la gestión. Dependiendo la inversión tendrás más tiempo que dedicarles que otros. Por ejemplo no es lo mismo el tiempo que tienes que dedicar a gestionar un piso que tienes en alquiler que ajustar un portfolio de acciones.

La mayor ventaja de tener un gestor que gestione tus activos, es la tranquilidad. Saber que un profesional va a gestionar adecuadamente tus activos y protegerlos permitiéndote dedicar el tiempo a otras cosas. Igualmente puede darte una mayor seguridad si no te sientes como invirtiendo por ti mismo o tomando decisiones de inversión. La mayor desventaja se haya en las comisiones, que evidentemente hacen que la rentabilidad que obtienes de tus inversiones se vea reducida debido a la inflación más las comisiones del gestor.

Ambas opciones son igualmente validas y compatibles una con la otra. Quizá desees gestionar ciertos activos tu mismo y otros a través de un gestor. El fin es destinar tus ahorros a algo que te produzca una rentabilidad superior a la inflación.

Sea cual sea lo que escojas debes formarte adecuadamente. Yo en mi caso, no soy un experto pero he aprendido y sigo aprendiendo leyendo buenos libros, en internet y haciendo cursos gratuitos.

Existen muchos recursos gratuitos que tienes al alcance de tu mano para aprender a gestionar adecuadamente tus activos. Incluso si un gestor lo hace por ti, el único responsable de tus activos eres tú, es por eso que debes estar bien informado.

Tómate tu tiempo a la hora de escoger el producto adecuado. No hay prisa. Es mejor escoger algo en lo que te sientas cómodo invirtiendo tus ahorros que invertir en algo que no entiendes y que no te dejará dormir por la noche.

Igualmente, tampoco te paralices ante la idea de invertir. Invertir tiene un riesgo sí, sobre todo al corto plazo. Al largo plazo ese riesgo se reduce considerablemente en muchos casos al punto de volverse casi despreciable.

Por tanto es mejor escoger algo en lo que te sientas cómodo y te lances poco a poco, que no hacer nada (ya que es eso precisamente lo que te hace perder dinero).

Conclusión

La inflación es definitivamente un elemento que tenemos que tener muy en cuenta a la hora de planificar nuestras metas financieras y proteger nuestros ahorros.

Escoger el vehículo adecuado para combatirlo es clave y sobre todo el hecho de simplemente encontrar un vehículo de inversión es mucho mejor que no hacer nada.

Mucho ánimo, y felices inversiones 🙂

¿Te ha gustado el post? Entonces te encantarán mis emails
Únete a la comunidad para recibir las últimas novedades

Mi objetivo es aportarte valor y ayudarte en tu camino hacia la autosuficiencia y libertad financiera.

Información básica sobre protección de datos:
Responsable: Vida Plena y Productiva. Finalidad: Gestionar y enviar información de boletines y promociones a través de correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected] Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí.